Páginas vistas en total

sábado, 1 de septiembre de 2012

Una pequeña librería

Existe una pequeña librería escondida entre las calles de un antiguo barrio de la ciudad, que apenas puede competir con las grandes cadenas comerciales, ni con otras librerías más modernas, más amplias y situadas en las avenidas más frecuentadas que están llenas de personas paseando. No es fácil descubrirla, pero si tienes la suerte de encontrarla, te atenderán como en ningún otro sitio y no hay un lugar mejor para una novela titulada “Siempre habrá un lugar para soñar” de ediciones Carena..

Esa librería apenas tiene espacio para su dueña y para los libros que se amontonan en ella, que esperan pacientemente a que quizás llegue un día en que sean vendidos y poder al final de un larga espera, llevar sus historias a los que las quieran leer.

Podría estar en cualquier parte del mundo, pero a veces está más cerca de lo que se pueda creer.

A veces estos rincones ocultos y con un hilo de misterio pueden inspirar parte de la historia de una novela, quien la lea quizás lo comprenderá.

Si algún lector quiere más información, me encantará ayudarle a encontrarla en nuestro correo habitual: siemprehabraunlugarparasonar@yahoo.es

4 comentarios:

  1. Estas pequeñas librerias estàn mas personalizadas que las grandes superficies comerciales.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fus, ojalá logremos conservarlas y evitar la impersonalización de las grandes superficies.

      Otro gran abrazo para ti.

      Luis.

      Eliminar
  2. Estas son las librerías que me gustan. Las que hay en las grandes superficies son impersonales, te venden los libros como un objeto más de su cadena comercial. Prefiero aquellas en las que el trato librero-cliente sea familiar, como un consejero, alguien en quien confiar para que te recomiende una novela interesante. No vender por vender. Eso no cuela. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, así pienso y por ello este pequeño homenaje a las librerías de barrio que todavía quedan y se respira la magia de los libros.
      Un abrazo.

      Eliminar